lunes, 10 de septiembre de 2012

Bromas Legales (III): El viaje en el tiempo no necesariamente lo es al futuro


Bromas Legales (III): El viaje en el tiempo no necesariamente lo es al futuro



Advertencia previa: Pese al tono dirigido contra cierto Ministro en este artículo, advertimos expresamente nuestra falta de fidelidad política a ningún color. Este blog no pretende ser, ni será, cuna de otra ideología política que no sea la del máximo respeto a los derechos fundamentales del individuo y de la sociedad.

No hace mucho se publicaba en prensa una noticia según la cual el más progresista de los actuales Ministros había tenido la ocurrencia de pensar que ya valía en Justicia de vaguear en agosto y que en lo sucesivo el mes de agosto sería hábil para trabajar, todo ello para adentrar a España en lo que a la modernidad de la Justicia se refiere.
Tal idea me sonó, tal cual la leí, ridícula. Y esto es por varias razones:



1) Porque todo el personal de Justicia (jueces, fiscales, secretarios, funcionarios de la oficina, los abogados, procuradores, etc) tienen, de momento, derecho a un mes de vacaciones retribuidas. El poner a trabajar a toda la Administración de Justicia en verano como si fuese febrero exigiría contratar funcionarios interinos a expuertas con una cualificación profesional en el mejor de los casos dudosa (puedo jurar por lo más sagrado haber visto en cierto pueblecito próximo a Santiago de Compostela cómo se integraba en la oficina un contratado que venía del Corte Inglés y que no sabía manejar un ordenador con el retraso que para actuación generaba ya no en su asunto sino en el de el funcionario de a lado que le tenía que explicar todo y en el de la Juez que tenía que revisarlo por su propia seguridad). Todo ello por no hablar de que es cuando menos ofensivo que no haya dinero y haya que recortar los derechos económicos de todos los funcionarios y de sus familias, y por consiguiente de toda la sociedad donde refluye ese dinero, y sin embargo lo haya para contratar miles de funcionarios interinos.

2) Pero es que los profesionales privados (abogados, procuradores, graduados sociales, etc) se verían perjudicados sobremanera al tener que, necesariamente, compartir despacho con otro compañero para poder turnarse a lo largo del verano. De nada sirve que en el Juzgado se aligere para que luego no haya una parte procesal que actúe.

3) Para el ciudadano la pesadilla sería todavía mayor. De un lado la mala suerte de que te señalen el juicio en medio de tus vacaciones de agosto y tengas que dejar a los churumbeles donde estén o partir las vacaciones o, si te han avisado con tiempo, directamente prescindir de ningún viaje.

4) Pero hay más. Resulta que, al menos de momento, el ciudadano tiene derecho a que le asista un profesional, de su elección o turno de oficio, de CALIDAD. Menuda suerte la del ciudadano al que le señalan un juicio presencial, por ejemplo en el que se juega 4 años de prisión, y su abogado habitual está de vacaciones debiendo ser suplido por otro que vio esa materia la última vez en la carrera.



Todos estos disparates, que sólo a un político de nuestra amada España se le podrían ocurrir, debieron de llegar a alguna persona con influencia sobre el de las pobladas cejas y, previo aviso del descalabro económico al que se sometería, al menos este año no ha llegado a suceder. Eso sí, aquí alguien dice una payasada y no pasa nada con su cargo. La impunidad y el atrevimiento del cargo son hermanos en nuestro país.

Sin embargo, las fuerzas del mal todavía siguen conspirando contra los derechos cívicos más elementales.

Los rumores siguen creciendo respecto a una reducción de días de vacaciones retribuidas o directamente suprimir la retribución de las mismas.

Debemos destacar que como tal suceso llegue a ocurrir directamente los ciudadanos deberían pensar en movimientos asociacionistas como en los EE.UU. y plantearse presentar directamente querellas.



La medida, en caso de efectivamente llegar a aprobarse sería claramente inconstitucional por varios motivos:

1) En el caso de aprobarse sólo respecto a la función pública por discriminatoria respecto a los derechos de los particulares (espero que alguien haya recurrido el último RD Ley de recortes funcionariales; en Portugal se declaró inconstitucional la eliminación de la paga extra sólo a los funcionarios.
2) Habría que rebuscar a fondo, no soy laboralista, entre tratados internacionales, Convenios de la OIT y derecho europeo para ver si existen mínimos irrebasables por los Estados firmantes.
3) Sería inconstitucional si se quita la retribución a los trabajadores (40. 2 CE). Asimismo y aunque se reduzca parcialmente tal retribución también lo sería porque, no nos engañemos, a cualquier ciudadano de clase media si se le elimina la retribución va a tener que trabajar en todo caso.
4) Atentatorio contra el derecho a la integridad y a la salud. Todo trabajador necesita no ya el descanso diario sino un descanso continuado máxime en las fechas veraniegas donde es imposible trabajar por las temperaturas extremas con normalidad. Privar a los trabajadores de su descanso es privarles de su salud.



La ciudadanía debe estar muy atenta porque no se puede perder más poder adquisitivo y nivel de vida cuando los verdaderos causantes de todo esto son los que están adoptando esas decisiones. La democracia en nuestro país es una broma de mal gusto por la que por la sola elección cada cuatro años de unos u otros, se siguen perdiendo posibilidades de avance como sociedad, donde nuestros cerebros están huyendo a otros países y sólo nos estamos quedando con el fútbol, la pandereta y la corrupción.



Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en
o en
www.twitter.com/ como @EnOcasionesVeoR.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada