martes, 18 de septiembre de 2012

¿Feliz año nuevo judicial? Los Reyes Magos nos traen las tasas judiciales


¿Feliz año nuevo judicial? Los Reyes Magos nos traen las tasas judiciales
o
¿Dónde está mi derecho a la segunda opinión jurídica?



Hoy, 18 de septiembre, se celebra el año nuevo judicial. A falta de turrones por el desplazamiento respecto a la fecha del cambio de año natural, se celebra todos los años un acto presidido por el Rey que da un discurso, el Presidente del CGPJ y el Fiscal General del Estado que dan los suyos y donde, en general, después de leer prolijas estadísticas y algunos discursos más o menos soporíferos se acaban frotando todos la espalda señalando lo bien que va la Justicia, se hacen las fotos de rigor y finalmente se dispersan.

Ahora bien, como siempre he considerado a la Justicia como un sector de cuidado prioritario debo señalar algunas cuestiones que muy probablemente van a ser omitidas en el día de hoy. Y, efectivamente, la Justicia debe ser tan mimada como la Educación, que se usa hasta aproximadamente los 23 años, la Sanidad, que todos usamos pero nunca consigue eliminar lo inevitable, la muerte, ya que todos, antes o después, pasamos por algún litigio y este, además del dinero, puede acabar con algo mucho más importante para nosotros, siendo la salud mental.

Estamos a casi un año del momento en el que el actual Ministro de Justicia tomó posesión de su cartera y lo cierto es que con mayoría absoluta la ha rentabilizado de tal manera que ha sacado adelante lo siguiente:

- Ley de mediación civil y mercantil.
Unas declaraciones sobre un nuevo retoque del aborto.
Unas declaraciones sobre la necesidad de trabajar en agosto (ya hablamos de esto en http://enocasionesveoreos.blogspot.com.es/2012/09/bromas-legales-iii-el-viaje-en-el.html ).
Un buen número de indultos (ya hablamos de ellos, también, en http://enocasionesveoreos.blogspot.com.es/2012/08/bromas-legales-ii-el-indulto.html ).
Y ahí queda todo.

Es cierto que mi falta de fe en la política y más todavía en la dictadura encubierta de nuestro bipartidismo me hace perder la confianza  en los “progresos” emanados del Parlamento, pero el BOE no engaña. Nuestro país ha gozado de ciertos Ministros de Justicia de cuyas habilidades y conocimiento francamente debo dudar. Desde J. A. Belloch (que se pronuncia como se lee y no Bellok, ni Belloq, al menos en Teruel de donde es oriundo) Juez que apenas pisó la magistratura y nos dejó esperpentos como la Ley del Jurado o nuestro Código penal de la “democracia” y del que aún a nadie he oído hablar bien (del texto), otros Ministros como Caamaño que no llegó a aprobar nada relevante, Bermejo que no gozó precisamente del cariño del funcionariado, etc. En definitiva, sólo se ha sacado adelante en los últimos años la LEC (año 2000), la LJCA (1998) y la laboral de 2011 que no deja de ser una copia con pequeños retoques de la anterior, hasta el punto de que respeta el orden de los artículos.



Sin embargo hay algo de lo que debe hablarse y no es causa de broma: las tasas judiciales.
Ya se puede leer en el Boletín Oficial del Congreso de los Diputados (http://www.congreso.es/public_oficiales/L10/CONG/BOCG/A/BOCG-10-A-18-1.PDF )
Como principales novedades tendríamos las siguientes:
- Más tasas por ejercitar derechos básicos de una democracia, alcanzando los 1.200 € para una casación y 800 € para una apelación, salvándose sólo la jurisdicción penal, los procedimientos de derechos fundamentales y los no dispositivos. El importante es el artículo 7.
- Recorte de las posibilidades de los justiciables para satisfacer sus expectativas.
- Recorte de ingresos para abogados y procuradores que verán como los recursos se reducen drásticamente (otros dos gremios a los que se quiere hacer notar la crisis).

Ahora para no contar una fábula vamos a adjuntar una sentencia muy breve pero tremendamente ilustrativa:
Sentencia en la que el TSJ en este caso de Madrid y en vía contencioso administrativa viene a decirle al Juez unipersonal:
“FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO : El Auto aquí apelado es un claro exponente de desconocimiento de las normas que regulan el proceso y que son de inexcusable cumplimiento.”
Pues bien imaginemos que ahora el ciudadano para recurrir esa aberración de auto tiene que pagar 800 € y aunque sabe que tiene toda la razón su abogado, 800 € es mucho dinero. Se obligaría a un ciudadano que se considera violentado, en este caso por la Administración a aflojar 800 € preventivamente, por un error palmario del Juez.

Nunca estaremos a favor de institucionalizar, como hará esa ley, la única instancia, porque el error judicial siempre puede aparecer, más o menos provocado, por no hablar del desconocimiento ante leyes nuevas que puede darse en los órganos de Justicia.

Guste o no, Justicia es como el Ejército, necesaria y deficitaria, pero es un servicio que se debe mimar con normas nuevas (no como la LECRIM o el Código de Comercio del siglo XIX por poner algunos ejemplos) y no estar siempre pensando en hacer caja, cuando pueden suprimir TV públicas, embajadas, etc. Porque siempre en Justicia se están dando palos de ciego y no resolviendo los problemas en su origen.



Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en
o en
www.twitter.com/ como @EnOcasionesVeoR.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada