viernes, 17 de mayo de 2013

La discriminación en la prestación de servicios como delito (Un caso de minusvalía)






En el día de ayer se podía leer una noticia en la que se señalaba que cierto hotel de Almería había denegado el acceso a alguna persona con síndrome de Down, habiendo hecho la reserva oportuna, porque, al parecer, podría causar molestias a otros usuarios.

Partiendo de que es sólo una noticia y no habiendo oído personalmente a ninguna de las partes, con la reserva que debe producir toda noticia de carácter periodístico, vamos a aprovechar a repasar el art. 512 Cp, uno de esos que se estudian en las oposiciones pensando que nunca  los vas a ver aplicar.

512 Cp:
“Los que en el ejercicio de sus actividades profesionales o empresariales denegaren a una persona una prestación a la que tenga derecho por razón de su ideología, religión o creencias, su pertenencia a una etnia, raza o nación, su sexo, orientación sexual, situación familiar, enfermedad o minusvalía, incurrirán en la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio, industria o comercio, por un período de uno a cuatro años”.

Pues bien, como se puede observar necesitamos:
Sujeto activo especial: No puede incurrir cualquier persona en el delito sino, únicamente, profesionales o empresarios (desde el conductor de un taxi, el empresario hotelero, el de un restaurante, etc.).
Prestación a la que tenga derecho: Realizada por el anterior sujeto de forma habitual (la prestación de taxi, el hospedaje hotelero, el sustento en el restaurante, etc.). Recordemos que eso que se lee en las placas de ciertos establecimientos de “reservado el derecho de admisión” sólo existe en la imaginación de quien lo ha puesto allí, salvo que una norma concreta así lo prevea (esas placas nunca se refieren, casualmente, a la norma que les otorgaría tal sustento prohibitivo).
Discriminación por razón de razón de su ideología, religión o creencias, su pertenencia a una etnia, raza o nación, su sexo, orientación sexual, situación familiar, enfermedad o minusvalía: Evidentemente aquí es donde surgirá el problema de la prueba, determinar por qué el profesional o empresario ha denegado su actividad. Al encontrarnos ante una norma penal, las razones de tal discriminación no pueden extralimitarse a las señaladas en negrita. En el caso del ejemplo que citábamos, para el supuesto de ser cierto, entraría por la minusvalía. Este artículo del Código penal viene a ser un claro correlato de protección del art. 14 de nuestra Constitución.
Pena: Se prevé pena de inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio, industria o comercio que precisamente se ha denegado.



Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en
o en
www.twitter.com/ como @EnOcasionesVeoR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada