domingo, 6 de octubre de 2013

Anteproyecto Gallardón: El nuevo delito de acoso genérico





Está prevista la inclusión de un nuevo delito en el art. 172 ter Cp que dirá, salvo retoque parlamentario, lo siguiente:
1. Será castigado con la pena de prisión de tres meses a dos años o multa de seis a veinticuatro meses el que acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado, alguna de las conductas siguientes y, de este modo, altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana:
1º La vigile, la persiga o busque su cercanía física.
2º Establezca o intente establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o por medio de terceras personas.
3º Mediante el uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella.
4º Atente contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.
5º Realice cualquier otra conducta análoga a las anteriores.
Si se trata de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad o situación, se impondrá la pena de prisión de seis meses a dos años.

2. Cuando el ofendido fuere alguna de las personas a las que se refiere el artículo 173.2, se impondrá una pena de prisión de uno a dos años, o trabajos en beneficio de la comunidad de sesenta a ciento veinte días.

3. Las penas previstas en este artículo se impondrán sin perjuicio de las que pudieran corresponder a los delitos en que se hubieran concretado los actos de acoso.

4. Los hechos descritos en este artículo sólo serán perseguibles mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal.

5. En estos casos podrá además imponerse una medida de libertad vigilada.”.

Este delito viene a introducir, de forma necesaria para mí, la figura anglosajona del prowler o marauder (merodeador), stalker (acosador) o términos de idéntico significado, es decir, alguien de, en principio, fuera de la familia, que empieza a acechar a un sujeto. Este tipo penal conlleva pena de prisión porque, en la actualidad, si a un sujeto se le impone una medida cautelar de prohibición de aproximación o comunicación con otra persona y no es del núcleo familiar (173. 2 Cp), si quebranta la medida no se le puede meter en prisión, pues ese quebrantamiento únicamente apareja pena de multa (468 Cp). Es decir, ya que ni el delito principal ni la pena del quebrantamiento permite el ingreso en prisión, el juez se ve imposibilitado de ayudar al acechado en la actualidad.

El art. 172 ter Cp del anteproyecto, que se introducirá, por tanto, en sede de las coacciones, conlleva un régimen progresivo de penas. Es lo suficientemente amplio para englobar distintos tipos de agresiones, mucho más frecuentes en el ámbito rural de lo que nos imaginamos, aunque, ni mucho menos exclusivos de la vida no urbana, que considero una mejora necesaria para el Código.

Quizás el apartado 5º del art. 172 ter 1 Cp (“realice una conducta análoga a las anteriores”) pueda ser criticado, ya que el propio Código penal proscribe la analogía in malam partem, aunque no deja de ser una norma especial con rango de ley que excepciona a otra del mismo origen de la parte general del Código.



Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada