domingo, 24 de noviembre de 2013

It’s going postal! Cuando el cartero pierde los papeles y ¡agarra una escopeta!




(Los americanos tienen un curioso sentido del humor negro)
Este breve post va a versar sobre un curioso fenómeno criminológico. Lo cierto es que me he acordado de él al hacer memoria sobre un videojuego que tenía un chaval al que apodaban “el piraña”, y que su hermano mayor sostenía que era adoptado, que introdujo en casa sin que sus padres lo supiesen (cosas de no leer por entonces los mismos El Blog de Angelucho y en especial el artículo enlazado). El famoso jueguecito, con los gráficos que podía tener un videojuego a mediados de los 90, consistía en que se manejaba en primera persona un cartero que se volvía loco, cargaba su escopeta y se dedicaba a sembrar el terror entre la banda de música, en colegios, entre la policía, etc., mientras una voz femenina gritaba de cuando en cuando it’s going postal!, y acababa cuando, antes o después, la policía te rodeaba y abatía, dando un bonus de puntos si antes de morir te suicidabas disparándote dentro de la boca y mejorando tu puntuación conforme mejorabas tus “resultados”.

Más o menos por entonces sacaron el célebre Carmaggedon, que consistía en carreras ilegales de vehículos mejorados y en los que también daba bonus destrozar el mobiliario urbano y atropellar peatones.

En todo caso, volviendo a nuestro cartero, he descubierto en Internet que no es cosa de los delirios salvajes de un programador informático, sino que hay un trasfondo criminológico detrás.

Según la Wikipedia (en inglés), la expresión It’s going postal se refiere a una serie de incidentes en los que estuvieron involucrados trabajadores del servicio postal norteamericano en los que se produjeron asesinatos de clientes, vendedores, otros compañeros y policías, sin razón aparente, con un alto grado de violencia, relacionándose la alocución hoy con la violencia extrema en el entorno del trabajo.

También está relacionado con la figura del Spree killer, que es un tipo de asesinato múltiple cometido en sitios distintos con un margen de tiempo prácticamente imposible (desconozco como traducir la alocución a nuestro idioma más allá de asesinato múltiple, pero hay que añadir el factor espacio-tiempo).

De todos modos, si vais a Estados Unidos podéis estar tranquilos, pues la tasa de homicidios involucrando a carteros es inferior a la de industrias pesadas y administraciones públicas (incluyendo departamentos de policía).

Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada