miércoles, 6 de noviembre de 2013

Jefe de la Policía Local que molesta al subordinado… y acaba expulsado





Esta gran frase tuvo que plantearse un policía local de Manises cuando su jefe le estaba haciendo unas cuantas fechorías de carácter laboral, lo que juristas y profanos conocemos como acoso, y, un día, decidió el jefe ir apretando las clavijas del grupo al que pertenecía el presionado. Concretamente, decidió unilateralmente trasladar al no afecto a otro grupo, dejando de lado que era delegado sindical. El policía decidió recurrir su cambio de grupo y el pleito fue repartido al Contencioso nº 8 de Valencia; allí, nuestro estimado jefe se debió de pensar que un Juzgado era su particular reino de taifas y adoptó la decisión de mentirle a la Juez. Su particular ocurrencia, para cubrir que estaba dejando sin efectivos el servicio de patrullas, fue mentirle a la Juez diciendo que, en el momento de adoptar el acuerdo, el grupo estaba sobresaturado y con todos los efectivos en activo; sin embargo, no era cierto, pues un Policía estaba en comisión de servicios y otros dos agentes más habían tenido un grave accidente de tráfico y ambos estaban de baja laboral.

Se dedujo testimonio y el caso acabó llegando al Tribunal Supremo, que en su Auto 4666/2013, de 25-IV, ponente Excmo. Juan Saavedra Ruiz, inadmite el recurso de casación contra la sentencia. Ahora bien, si nos fijamos en el encabezamiento, se dice que es contra sentencia de la “Sección 4ª de la Audiencia Provincial de Alicante se dictó sentencia, con fecha 23 de enero de 2012, en autos con referencia de rollo de Sala-procedimiento abreviado nº 79/2012, tramitados por el Juzgado de Instrucción nº 21 de Valencia, como procedimiento abreviado nº 169/2010”. Evidentemente, nuestros sentidos “arácnidos” se tienen que disparar porque, 1) Es imposible que un recurso de casación tarde más de un año en resolverse, más para inadmitirse, que lleva pocos meses, y 2) Porque es inconcebible que instruya un órgano de Valencia y enjuicie uno de Alicante. Gracias a nuestros genes, propios de descendiente de espía, hemos acabado encontrando la Sentencia, que es de la Audiencia de Valencia, Sección 3ª y de 23-I-2013; vamos, que no ha dado una el que redactó el encabezamiento del Auto, o bien en el CENDOJ.

Descendiendo al detalle del asunto, el Tribunal Supremo afirma:
1) Que la impugnación en casación de la certeza del ánimo con que actuó el acusado (intencionalmente, imprudentemente, por error, etc.), puede articularse a través del cauce bien del art. 849. 1 LECRIM, bien 5.4 LOPJ o bien 852 LECRIM, citando su propia sentencia 246/2011, de 14-IV.
2) Que las conclusiones de la Audiencia de Valencia son razonables (recordemos que, en casación, el error en la valoración de la prueba sólo opera ante casos de absoluta falta de lógica, siendo otra cosa la alegación de vulneración de presunción de inocencia):
Efectivamente el Tribunal, para alcanzar su conclusión, y como explica en la resolución recurrida, tuvo en cuenta: las declaraciones testificales de dos agentes de policía local, uno de ellos el segundo jefe, y otro destinado en oficinas, que coincidieron en señalar que el recurrente sabía la situación de los agentes Damaso y Jaime , concretando el segundo de ellos, según se refleja en la sentencia, que "lo de las bajas lo sabía el Jefe"; en segundo lugar, la propia condición de Jefe de la Policía Local del recurrente, que no tendría entonces más de 45 ó 50 agentes, por lo que no era probable que no conociera el personal con el que contaba, máxime cuando los agentes Damaso y Jaime, que eran matrimonio, habían sufrido un accidente de tráfico; y, en tercer lugar, las declaraciones prestadas por el recurrente ante el Juzgado de Instrucción, cuando declaró, al ser preguntado por la documentación presentada ante el Juzgado de lo Contencioso Administrativo, que si no hizo constar la situación de baja de los dos agentes era por que no tuvo incidencia en la toma de decisión, y que en otros grupos también había bajas, mostrando así, sostiene el Tribunal, que conocía realmente de qué fuerzas disponía
Si esta es la conclusión del Tribunal sentenciador resulta irrelevante, como así se destaca en la resolución recurrida, que los cuadrantes a los que alude el recurrente no fueran correctos, porque el primero conocía, a pesar de los datos allí consignados, cuál era la situación de los agentes Damaso y Jaime. Por tanto, ese dato real del carácter equivocado de estos documentos no implica la falta de lógica y racionalidad del juicio alcanzado por el Tribunal sentenciador, que no puede ser sustituido sin más por el del propio recurrente con base a una valoración de la prueba distinta de la realizada por dicho órgano.”.

3) Que, fuese o no justificado el traslado del funcionario, es una consideración ajena a faltar a la verdad en acto judicial, única cuestión sometida al debate procesal.

4) Se le condenó a 1.800 € de multa y, lo más importante, 10 meses de prisión e inhabilitación por ese tiempo, lo que supone la expulsión del cuerpo policial.

Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en

1 comentario:

  1. Enhorabuena por su blog.
    Ponemos en su conocimiento este otro blog sobre el acoso laboral en el Ayuntamiento de Errenteria:
    http://txiki08.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar