domingo, 8 de junio de 2014

Nace un gran proyecto: La Escuela de Inteligencia Económica


(Saliendo de la Caverna, que es gerundio)
Si no estoy muy equivocado, el cinco de este mes vio la luz la Escuela de Inteligencia Económica/School of Economic Intelligence bajo el paraguas de la Universidad Autónoma de Madrid y del Instituto de Ciencias Forenses y de la Seguridad. En este artículo se dice de ella (las negritas del cuerpo son mías):
El mundo de la economía y los negocios ha cambiado rápida y profundamente. La Globalización, y el uso masivo del Ciberespacio son las claves para su comprensión. Si para el Siglo XX el petróleo y el gas eran la fuente de energía del motor económico; en este Siglo XXI la energía esencial es la Información. La Inteligencia Económica (IE) significa gestión inteligente de la información con el fin de conocer, comprender y anticipar el entorno exterior (los competidores clave, reglas, tendencias…). Su finalidad: evitar riesgos, y contribuir a la toma de decisiones estratégicas. Su objetivo es producir valor añadido, en dos pasos: transformar la información en conocimiento y el conocimiento en valor añadido sostenible.
Tanto en tiempos de bonanza económica, como en tiempos de crisis y recesión, los Estados y empresas necesitan de la iE para encontrar orientación y nuevas oportunidades de negocio, conocer y defenderse de los riesgos y amenazas a las que han de hacer frente, y definir y llevar adelante sus políticas de expansión e internacionalización. Sean cuales sean los tiempos económicos, la iE resulta eficaz para todo tipo de organizaciones. Para políticos y cuadros directivos de cualquier tipo de organización, la inteligencia Económica (iE) no es una opción más en este nuevo mundo de la economía; es una necesidad de primer orden.
¿Qué es iE?
La iE consiste en la incorporación y aplicación al mundo de la economía y los negocios, de conceptos, procesos, técnicas y herramientas del terreno del análisis de Inteligencia, tradicionalmente utilizados en los Servicios de Inteligencia y los Departamentos de Estrategia de los estados. La iE es una práctica ética y legal, muy alejada del espionaje empresarial y/o industrial. Básicamente un experto en iE se dedica a la recogida, gestión, interpretación y uso de la información necesaria para que analistas, decisores y negociadores puedan contar con información relevante para tomar decisiones estratégicas en entornos de cooperación, competencia, negociación o conflicto. Así, la iE aporta valor añadido, y redunda directamente en las cuentas de resultados de las empresas o en el cumplimiento de los objetivos de las organizaciones que la usan.
Algo de Historia
Puede considerar que Japón es el primer país industrializado en haber hecho de la información el principal estímulo para su desarrollo. Desde mediados de los 80 las empresas estadounidenses incorporan la iE entre sus actividades prioritarias de formación. Siguieron Alemania, y Reino Unido. A mediados de los noventa, Francia creó toda una organización dedicada a formar nuevos directivos: L’ Ecole de la Guerre Economique. Otros países – Australia, Corea, Holanda, etc.- han seguido la estela. Si bien en España se inició la sensibilización hacia la Inteligencia Económica en los primeros albores del Siglo XXI, está sensibilización se ha hecho patente de forma reciente reconociendo en su Estrategia de Seguridad Nacional (2013) la prioridad de la aplicación de la iE no solo a grandes empresas, sino fundamentalmente a PYMES.
La Escuela de Inteligencia Económica del ICFS de la UAM.
En respuesta a las necesidades urgentes de formación e investigación y desarrollo, la Universidad Autónoma de Madrid, a través de su Instituto de Ciencias Forenses y de la Seguridad, crea La_SEI o Escuela de Inteligencia Económica (School of Economic Intelligence). Esta escuela es un lugar de encuentro para profesionales y estudiantes de diversas disciplinas, organismos oficiales y empresas, interesados en el desarrollo y práctica del “ arte” y la ciencia de la Inteligencia Económica (iE) Todos ellos tienen en La_SEI un espacio común en el que formarse, compartir ideas y desarrollar proyectos. El objetivo de La_SEI es la excelencia en la formación, investigación, y desarrollo de servicios orientados a la inteligencia económica de personas, organismos y empresas con el fin de incrementar y defender su competitividad, teniendo como meta última el beneficio de la Nación.
La vocación de La_SEI es la formación; por ello es escuela. Tres líneas fundamentales guían esta tarea: multidisciplinariedad, enseñanza del “ saber hacer” , y realismo, como método. Multidisciplinariedad, porque la economía real de este mundo tecnológico y globalizado en el que se mueve, no opera en un vacío geográfico, social, político y cultural y por tanto, no puede ser explicada y entendida sólo por parámetros económicos. “Saber hacer” , porque teorías y conceptos por si solos no bastan; el aprendizaje práctico de las destrezas y herramientas de iE se convierte en pieza clave para el ejercicio profesional, la competitividad e incluso supervivencia de las empresas. Finalmente, el realismo es la única perspectiva o método posible si se quiere mirar de frente a los problemas que plantea la economía real, huyendo así de eufemismos enmascaradores y actitudes escapistas que tan a menudo dificultan su diagnóstico y solución. Pero la actividad de La_SEI se extiende más allá de la docencia y el aprendizaje en cursos de postgrado, ciclos formativos, o cursos avanzados de especialización. También se extiende a otras áreas prioritarias de nuestra Escuela como son la investigación e innovación en iE, la prestación de servicios de asesoría y consultoría para todo tipo de organismos e instituciones, y finalmente, la creación de redes de expertos en iE nacionales como internacionales, cuyas actividades se conviertan en referencia imprescindible en este campo.
La estrella de La_SEI: El Master de Inteligencia Económica.
La formación en Inteligencia Económica (iE), el dominio de sus técnicas y herramientas, se ha convertido hoy en una de las capacidades más valoradas y demandadas en los mercados de trabajo por empresas y otras organizaciones públicas y privadas. A esta exigencia del mercado ha respondido La_SEI con un Máster de Inteligencia Económica que comienza sus clases en Octubre de este año. Su programa docente es innovador. La enseñanza se realiza no obedece a las clases magistrales, o a la discusión de casos (que también los hay), sino que se desarrolla por proyectos. Si a esto se le añade la opción de prácticas remuneradas en empresas para desarrollar proyectos de iE en entornos reales, el éxito está prácticamente garantizado”.

En un país donde “emprender” se entiende que es abrir un bar, la aparición de una institución de estas características supone el nacimiento de una supernova en materia de pensamiento analítico. Si en el post que en su día publiqué con motivo del fallecimiento del filósofo del Derecho Ronald Dworkin vimos cómo era un autor contrario a la Escuela del análisis económico del Derecho, al menos en parte, poniendo como ejemplo que podría haber quien pagase por no oír a la ambulancia de noche (derecho a no ser perturbado), mientras tú necesitas desesperadamente su servicio, no menos cierto es que en el campo que ocupa a este blog, el jurídico, el componente de análisis económico de los servicios, sencillamente, no existe. Aquí, o se decide tomar una medida de cortar por lo sano (tasas judiciales, suprimir sustitutos, no convocar plazas nuevas de titulares y creación de nuevos puestos de trabajo, etc.), o no se hace nada. No hay términos intermedios.

¿Cuánto vale un juicio de faltas? ¿Valdría más la pena que ciertos delitos se sancionasen directamente por la vía administrativa (más peligroso para la tutela de las garantías de los ciudadanos)? ¿Sería razonable cobrar tasas en función del patrimonio efectivo previamente averiguado? No es lo mismo cobrarle a un banco que a alguien que prácticamente vive bajo un puente.

No hace mucho, un miembro de la Guardia Civil de por aquí, que ha estado sirviendo en Bruselas una temporada, comentaba que en policías extranjeras lo primero que se hace es un análisis de coste económico y viabilidad de una investigación. ¿Vale la pena investigar un “puta” por Twitter? ¿Qué recursos se pueden gastar para investigar eso, dentro de lo razonable? En un caso como el del Prestige ¿es razonable gastarse sólo en el acondicionamiento del edificio donde se celebró el juicio un importe equivalente a la mitad de la paga extra de TODOS los funcionarios de justicia de Galicia que esas Navidades no la tuvimos? (máxime para el resultado que se cosechó, dicho sea de paso). En fin, aguardaré ansioso las publicaciones que salgan de la Escuela, que seguro son de gran interés. En mi opinión, es una iniciativa muy necesaria y, por lo que se puede leer en el primer enlace, con un Master programado para comenzar en octubre y que va a ser presentado el 11 de este mes (el miércoles), a las 12:00, en el Salón de Actos de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Autónoma de Madrid.

Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada