sábado, 2 de agosto de 2014

Estafas (XIV): El contrato de reserva es gravamen a todos los efectos


(Jóvenes maleducados, todo el día colgados del móvil ¡oh, espera!)
La STS 2846/2014, de 16-VI, ponente Excmo. Alberto Gumersindo Jorge Barreiro, confirma una sentencia condenatoria de la Audiencia Provincial de Zaragoza.

Los hechos objeto de la condena, expuestos resumidamente y solo a efectos de introducción, se centran en que el 17 de marzo de 1994, Pedro Enrique y su entonces esposa Belen, firmaron un contrato de compraventa de la finca NUM000 (según los planos iniciales), para edificar en Zaragoza, en la " URBANIZACIÓN000", con la mercantil Vigarden S.L, representada por los acusados Florentino y Nicanor. El precio final de la vivienda se acordó en 14.083.525 ptas (84.643,69 #), de los cuales abonaron
anticipadamente 4.874.363 ptas (29.295,51 #).

En fecha 22 de septiembre de 1994, Sabino y su esposa Celestina, firmaron un contrato de compraventa de la finca NUM002 (según los planos iniciales), también en la referida urbanización de Zaragoza, con la misma entidad mercantil Vigarden S.L., representada por los antes citados. El precio final de la vivienda era de 16.794.865 ptas, de las que abonaron 8.937.447,2 ptas. (53.715,14 euros).

Después de varias operaciones de venta de las acciones de la entidad vendedora, Vigarden, S.L., la sociedad fue adquirida por la mercantil Construcciones para la Avenida de la Jota y por la mercantil de Residencial de Río Aranda S.L. De ambas entidades compradoras es administrador único el acusado Ignacio, quien conocía perfectamente el gravamen de las parcelas a favor de los primeros compradores (los cuatro querellantes).

A partir de febrero de 1997 empieza el citado acusado a vender a terceras personas las viviendas y parcelas, entre otras las fincas números NUM000 y NUM002, por las que los querellantes habían suscrito un contrato de reserva de las dos viviendas, ocultando los hechos a los terceros adquirentes. En la venta de estas dos parcelas, formalizada la primera en escritura de fecha de 19-11-1997 y la segunda también por esas fechas, figura como vendedora Construcciones para la Avenida de la Jota, representada por los acusados Ignacio y Indalecio.

Ninguno de los querellantes ha conseguido la vivienda ni percibido cantidad alguna de las entregadas.”.

Siguiendo a las SSTS 362/2010, de 28-IV, 792/2004, de 28-VI, 215/2004, de 23-II y 1094/2006, de 20-X, se recuerda que la prohibición de enajenar, por haber un contrato particular de reserva de dominio, es un gravamen a todos los efectos y no respetarlo supone incurrir en la estafa del art. 251. 2 Cp.

Por otro lado, la Audiencia de Zaragoza condenó por la estafa del art. 250. 1 Cp, si bien señala el TS que en este caso concreto y por cómo se desarrollaron los hechos, era subsumible en ambos tipos penales, siendo la penalidad aplicada efectivamente idéntica a la que se hubiera podido imponer de haberse aplicado el art. 251. 2 Cp.

Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada