viernes, 23 de enero de 2015

Mientras otros países se refuerzan, la GC y el CNP son desmantelados


He leído hace nada una noticia, según la cual el FBI se refuerza con más de dos docenas de agentes para investigaciones de sobornos empresariales (en inglés). Acudiendo al cuerpo de la noticia, en la misma se señala que los treinta agentes, que se van a repartir entre Washington, NY y LA, van a reforzar las investigaciones respecto a infracciones de la FCPA (Foreign Corrupt Practices Act), o norma equivalente, salvando las distancias, a nuestro 445 Cp, relativo a los sobornos cometidos por empresas patrias en el extranjero, por el doble efecto pernicioso que estas prácticas conllevan: 1) Extender la corrupción en países extranjeros de tejido legal más débil, 2) Por ser anticompetitivas para otras empresas.

Puede que parezca un número muy pequeño para un país tan poblado, pero si tenemos en cuenta que las unidades que investigan este tipo de hechos en España no tienen dedicación exclusiva en la materia y por tanto no se puede alcanzar el mismo grado de perfeccionamiento profesional. Además, la paralización casi total de convocatoria de nuevas plazas está llevando a dejar, en la práctica, muy inoperativas a las unidades. Reducción de personal a la que se une la convocatoria reducida de plazas de jueces y fiscales, no pueden dar lugar sino a un empobrecimiento de la calidad de las investigaciones tanto a nivel policial como jurisdiccional.

Pero hay más. Unidades que se dedican a la investigación de delitos concretos y muy complejos absolutamente diezmadas (no hace mucho un guardia raso, brillantísimo pero que no ha pisado la universidad, me preguntó ¿cuántos guardias ves en la garita de acceso? 4 ¿Cuántos estamos para delitos urbanísticos? él [y confirmado por un superior suyo]).

Pero a eso le añadimos que recientemente los guardias civiles, al menos creo que los de policía judicial, han visto reconocido (por Europa, por supuesto), su derecho a hacer el mismo número de horas que el resto de los mortales. Puedo dar fe de que en investigaciones complejas se han rebasado las cien horas semanales por bastantes agentes a la vez, y eso, semana a semana, porque el delito no cesa, trae unas evidentes mermas de salud y familiares que no se compensan. El evidente e incontestable derecho al descanso, ante la reducción paulatina de efectivos reales, va a conllevar necesariamente que habrá investigaciones que se van a dejar de realizar con una merma evidente de la seguridad ciudadana. Hay dos ejemplos que estamos viendo en vivo y directo: 1) Estar teniendo que utilizar a la UEI y a los GEO a labores de vigilancia ciudadana; para quien no lo sepa, los GEO y la UEI son las unidades de asalto de élite del CNP y GC respectivamente, 2) Creo que se ha sacado ya completamente de las prisiones a la Guardia Civil y Policía Nacional, o al menos se encuentra en curso ese abandono. Y desgraciadamente se empiezan a ver entregas de atestados, incluyendo denuncias de particulares en materia de corrupción, sin practicar ninguna diligencia de esclarecimiento previa a la remisión al juzgado. Con mimbres como estos no esperemos salir de delitos de conductores ebrios, peleas nocturnas de muchachos y robos de material de obra. Tal vez habría que replantearse, en vez de ajustar el cinturón tanto por ahí, adelgazar otras administraciones, muy en particular las territoriales.

Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada