miércoles, 4 de marzo de 2015

El abono de medidas cautelares distintas a la prisión en la ejecutoria (59 Cp)


Recientemente el TS ha señalado que las medidas cautelares acordadas por su propia naturaleza en la instrucción y distintas a la prisión provisional, donde ya ocurría pero por estar expresamente previsto, deben ser objeto de abono de cara a la ejecutoria. Es decir, si el condenado ha sido sometido a comparecer apud acta ante el juzgado, por ejemplo los días 1 y 15 de cada mes, esas comparecencias tendrían que restarse en una determinada proporción de la pena de prisión efectivamente impuesta.

La STS 412/2015, de 26-I, ponente Excmo. José Manuel Maza y Martín, respecto al art. 59 Cp dice:
Dicha norma, en concreto respecto de la obligación de presentaciones "apud acta", fue interpretada por el Acuerdo del Pleno no jurisdiccional de esta Sala, de fecha 19 de Diciembre de 2013, en el sentido de que "...la obligación de comparecencia periódica ante el órgano judicial es la consecuencia de una medida cautelar de libertad provisional, y que como tal medida puede ser compensada conforme al artículo 59 del Código Penal atendiendo al grado de afectividad que su efectivo y acreditado cumplimiento haya comportado."”.

Concepto jurídico un tanto indeterminado. El TS, más adelante, cita otros dos antecedentes jurisprudenciales “vid. SsTS de 7 de Enero de 2014 y 12 de Noviembre de 2014”.

En rigor, no puede pretenderse que la aplicación de este último precepto tenga un carácter facultativo, ya que su literalidad no lo permite al afirmar categóricamente que "El Juez o Tribunal ordenará...  ." (sic) el abono de la medida respecto de la pena en aquello que se estime compensado. Con lo que la expresión contenida en el Acuerdo del Pleno de esta Sala acerca de que la medida de obligación de comparecencia periódica ante el órgano judicial "puede" ser compensada no debe ser interpretada como una inaceptable degradación hacia lo facultativo de lo que la norma legal considera obligatorio, sino tan sólo como la expresión de que la compensación ha de hacerse no de manera rígida sino teniendo en cuenta el distinto grado de aflictividad de dicha medida impuesta. Otra interpretación, por contravenir los términos claros de la norma legal, resultaría inaceptable y, por supuesto, siempre subordinada al contenido del precepto interpretado.

En definitiva, el precepto es del todo claro en su contenido y voluntad, por mucho que pueda generar sin duda importantes dificultades en su aplicación, y el Acuerdo del Pleno de esta Sala absolutamente respetuoso con él, como no podía ser de otra forma máxime cuando de la interpretación de una norma favorable al reo se trata.”.

En otro orden de cosas, más mundanas sin duda, no poca perplejidad me genera ver en las resoluciones judiciales tanto “sic” y en este caso el TS corrige a la Audiencia y al Parlamento, para luego poner los nombres de los meses en mayúscula o dejarse claras comas en el tintero en frases como “y el Acuerdo del Pleno de esta Sala absolutamente respetuoso con él, como no podía ser de otra forma [<-] máxime cuando de la interpretación de una norma favorable al reo se trata”. El editor de este blog bien podría recordar que las comas son también hijas de la gramática.

El pérfido troll “Norcoreano” ni a la RAE respeta



Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada