sábado, 25 de abril de 2015

Cuando no funciona la grabación: La STC 55/2015


(Determinadas historias no hubieran sido lo mismo con las nuevas tecnologías)
Cada vez escasean más las sentencias del Tribunal Constitucional en materia penal, en detrimento de otras jurisdicciones como la contenciosa y problemas entre diversas administraciones territoriales. La Sentencia del Tribunal Constitucional 55/2015, publicada en el BOE de ayer, trae causa de un recurso de amparo contra las previas sentencias de un Juzgado de lo Penal y la Audiencia de Santa Cruz de Tenerife, que condenaron a un sujeto a algo más de cuatro años de prisión por conducción temeraria, tres homicidios imprudentes y omisión del deber de auxilio.

Un dato: el abogado recurrente y que, por tanto, supera el mortal trámite de admisión, que menos del 3% de demandas de amparo tienen la suerte de superar, es un famoso catedrático de Derecho procesal reconvertido a abogado.

Hubo prueba de cargo consistente en reconocimiento parcial de los dos acusados, que aunque niegan la carrera ilegal, dan una serie de datos incriminatorias, varios testigos y tres agentes de la Guardia Civil del para mí excelente ERAT (Equipo de Reconstrucción de Accidentes de Tráfico). El problema está en que la Secretaria Judicial se debe dar cuenta que algo está pasando con el sistema de grabación y empieza a tomar acta más detallada. El juicio duró varias mañanas y tardes.

Fiscalía insta un expediente de reconstrucción de actuaciones (232 y ss LEC), pero se consiguen algunas grabaciones de las cámaras de la televisión que cubrieron el juicio y poco más.

La Audiencia absolvió del delito de omisión del deber de auxilio, manteniendo la condena en los restantes delitos.

Fundamento Jurídico 3º:
Ahora bien, tal ausencia de documentación no puede comportar en este caso la merma del derecho a la defensa (lesión del art. 24.1 CE) que se denuncia. El recurrente parte de una premisa, y es afirmar que la declaración de los peritos permitiría probar que no circulaba de manera imprudente o a velocidad excesiva en el momento en el que el vehículo del otro acusado causó el atropello. Este aserto, sin embargo, no se corresponde con el relato de hechos probados de la Sentencia del Juzgado, confirmada en apelación, ni con las pruebas que sustentan dicho factum. Los peritos se limitaron a hacer sus cálculos respecto del único vehículo que colisionó con los peatones, el del acusado don AA BB CC, pues sólo sobre él podían realizarse estimaciones técnicas, según explica la Sentencia en el fundamento jurídico primero.
En cuanto al acusado aquí recurrente en amparo, la Sentencia señala que la conclusión de que conducía a velocidad excesiva no se obtiene por pericial, sino por el reconocimiento parcial de los hechos que hacen ambos acusados, así como diversas testificales, que situaban a ambos vehículos transitando casi en paralelo (el del recurrente, de hecho, delante del causante del atropello, al momento de producirse éste).
Por tanto, si las periciales no documentadas cuya valoración se propone en apelación no cuestionan la credibilidad de los testigos, ni lo declarado por los propios acusados, y teniendo en cuenta la absoluta lógica de la inferencia judicial, la conclusión que cabe extraer desde nuestra función de control externo, es que la defensa del recurrente no aporta una argumentación verosímil sobre la indefensión que dice sufrir por no poder contar en apelación con el registro audiovisual de dichas declaraciones periciales, de modo que lo manifestado por los peritos carece de toda relevancia para cambiar la relación de hechos probados de la Sentencia de instancia, tanto en lo referido a la velocidad de ambos vehículos, como a la fase semafórica, cuando fueron atropelladas las víctimas.
Ha de desestimarse por tanto esta primera queja de la demanda de amparo.”.

Fundamento Jurídico 5º (al final):
La aplicación de dicha doctrina conduce a la desestimación de los indicados motivos segundo a quinto de la demanda de amparo. Desde la función de control externo que nos corresponder ejercitar, se constata que la Sentencia del Juzgado de lo Penal resulta del todo motivada (art. 24.1 CE), exponiendo de manera separada y numerada, de modo claro, los distintos hechos probados, así como la existencia de prueba de cargo que fundamenta la culpabilidad de los dos acusados, entre ellos el aquí recurrente, detallando los distintos medios de convicción practicados y las razones por las que se atribuye o no credibilidad a cada uno (fundamentos jurídicos primero y segundo). En lo que hace a la condena de don Javier, ya se indicó antes que la prueba de cargo es principalmente prueba directa, tanto lo reconocido por el propio recurrente en el plenario, como por al menos dos testigos (don Efraín R. y doña Lorena H.V.) quienes declararon que aquél circulaba de manera contigua o muy junta al vehículo del otro acusado don Pedro, vehículo del que a su vez pericialmente se ha podido establecer que circulaba a velocidad excesiva (extremo no cuestionado por la defensa del aquí recurrente), encontrándose ambos testigos a pocos metros del lugar de impacto, por lo que pudieron ver lo sucedido; además de otros testigos que vieron ambos vehículos en tramos anteriores de la calzada, y una vez detenidos luego del atropello. Asimismo, el recurrente reconoció en juicio que había efectuado una maniobra de quiebro a la izquierda sin señalizar, como lo corrobora el otro acusado, quien declaró que iba detrás de aquél en ese momento, maniobra cuya causa no supo interpretar, lo que contribuyó junto a la falta de visibilidad, al resultado ya indicado. El resto de las argumentaciones de la demanda, a modo de tercera instancia, consiste en ir dando su propio análisis de la prueba, otorgando mayor valor a hechos no probados (la fase semafórica del semáforo por donde cruzaron las víctimas) frente a los probados (la velocidad excesiva y la maniobra brusca), e intentar sembrar dudas sobre la prueba de cargo, como por ejemplo que los testigos reconocieron el color del vehículo de don Pedro, pero no el de don Javier. Insistiendo siempre, en fin, que todo se basa en conjeturas e inferencias sin verdadera base fáctica, lo que si bien resulta lícito y comprensible de alegar desde la perspectiva de parte, no responde a la realidad de lo que resulta de la Sentencia y, por tanto, carece de base suficiente para fundar una lesión del derecho a la presunción de inocencia o del derecho a una resolución judicial debidamente motivada (motivación reforzada, en este caso, por ser de condena), tal como se esgrime.
La Sentencia de apelación, por lo demás, resulta respetuosa de ambos derechos fundamentales, contestando en sus casi cincuenta páginas de fundamentación jurídica a los motivos de apelación interpuestos por el recurrente, de las cuales dedica diecinueve páginas (fundamentos segundo a octavo) a resolver los motivos de naturaleza probatoria, explicitando las razones por las que considera correcto el enjuiciamiento del caso por la resolución apelada, sin incurrir en ninguna quiebra lógica en su discurso.
El rechazo de estos otros motivos de la demanda de amparo, determina la del recurso en su totalidad.”.

En resumen, el Juez de lo Penal fue muy hábil, pues fundamentó la condena en toda la prueba no dañada en la grabación, no haciendo depender de la misma el resultado final del pleito, lo que hubiera conllevado, necesariamente, anular el juicio y volverlo a repetir.

Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada