viernes, 17 de julio de 2015

Las atenuantes de dilaciones indebidas y de reparación del daño


La reciente STS 2960/2015, de 19-VI, ponente Excmo. Antonio del Moral García, compendia los requisitos de las atenuantes del título de este post.

En cuanto a las dilaciones indebidas, señala el FJ 3º:
El inicio del cómputo para medir esas dilaciones no hay que fijarlo en la fecha de comisión de los hechos; tampoco en la fecha de incoación de la causa; sino en el momento en que se adquiere la condición de imputado. En este caso fue el día 13 de julio de 2010. Esa reubicación del dies a quo  reduce el tiempo total de duración.
El precepto exige unos retrasos extraordinarios y no proporcionados con la complejidad de la causa.

 A tenor de la literalidad de la norma la atenuante viene conformada por unos elementos constitutivos: a) una dilación indebida en el sentido de no procedente o no justificable; b)  carácter extraordinario de la dilación, en el sentido de inhabitual, insusual; c)  sobrevenida durante la tramitación del procedimiento; d) inexistencia de culpa del imputado en los retrasos; y e)  desproporción entre la complejidad del litigio y el retraso.

Junto a ello, siendo el fundamento de la atenuante la compensación del daño causado por la dilación con una disminución de la pena, es requisito inmanente de la atenuante que aquel en cuyo favor se impetra no haya sido beneficiario de esas dilaciones, más allá de que no le sean imputables. El perjuicio en principio se presume: el sometimiento a un proceso penal, la incertidumbre de su resultado, las sujeción a posibles medidas cautelares (obligación apud acta)... acarrean unas molestias o padecimientos que se acrecientan si el proceso se prolonga indebidamente. Dicho de otra manera: puede presumirse que las dilaciones en el enjuiciamiento perjudican al posteriormente condenado (mucho más, desde luego, al que finalmente es absuelto) y que ese perjuicio merece una compensación que viene de la mano de la atenuante.”.

Sin ir muy lejos, en un juicio por estafa inmobiliaria celebrado ayer la defensa, como tantas veces ha acontecido, ha intentado colar el plazo entre el delito y el de la incoación del procedimiento pero, evidentemente, es un plazo que no ha sufrido el procedimiento en sus carnes tal y como señala la letra c) “sobrevenida durante la tramitación del procedimiento”.

La atenuante de reparación del daño (FJ 2º):
SEGUNDO.- El motivo segundo quiere convertir en cualificada la  atenuante de reparación del daño. Se pone el acento en que esa reparación -solo parcial: no alcanza el tercio- se produjo en los primeros tramos del proceso, sin esperar a los momentos finales como es muy habitual en la práctica forense. Además no habría obedecido a cálculos estratégicos pues el recurrente ignoraba el inicio de la causa penal.

Sin duda la prontitud es dato que puede ser sopesado para dotar a la atenuante de una intensidad especial. Pero en este caso concurren factores relevantes que han llevado a la Sala de instancia con toda razón a aplicar la versión simple de la atenuante (vid apartado 1º del fundamento de derecho sexto con argumentación asumible íntegramente).

La indemnización pendiente de abonar es de mayor volumen que la reparación. Así las cosas no es viable conferir carácter privilegiado a la atenuación.

El recurrente ha abonado 38.000 euros. Quedan pendientes de pago 123.000 euros. Resultaría absurdo primar su actuación con una fórmula tan intensa (pena inferior en grado) en relación a quien hubiese defraudado 60.000 euros y no hubiese indemnizado nada. El perjuicio causado por este segundo sería menor; su pena, superior. Estimularía esa inmatizada intensidad a defraudaciones de entidad superior para luego asegurarse en su caso una generosa atenuación con una devolución muy parcial. Bien es cierto que concurren razones ligadas a la personalidad y a la culpabilidad que justifican diferenciar entre ambos casos. La jurisprudencia que invoca el recurrente en su escrito lo explica extensamente. Esa restitución, aún no total, puede ser acreedora de la atenuante simple. Pero ese trato desigual no puede llegar hasta el punto reclamado (cualificación) que no se acompasaría bien con la lógica. Es correcta la atenuación simple aunque la reparación no sea total -no lo exige el Código-. Pero en esos casos de reparación no íntegra debe excluirse por regla general, que consiente excepciones cuando medien otros factores relevantes, la cualificación.”.



Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada