miércoles, 28 de octubre de 2015

La reforma de la LECRIM 2015 (I): Derechos del investigado y agente encubierto informático (LO 13/2015)



El pasado martes 6-X-2015 se publicaron en el BOE dos leyes de reforma de la LECRIM, la LO 13/2015, para el fortalecimiento de las garantías procesales y la regulación de las medidas de investigación tecnológica y la Ley 41/2015, de agilización de la justicia penal. Al igual que se hizo con la mega reforma del Cp anterior al verano, se va a dividir la normativa en los siguientes apartados, que se irán publicando día a día.

Agente encubierto
Se introducen los apartados 6 y 7 del art. 282 bis LECRIM:
El apartado 6 permite que el juez instructor autorice la figura del agente encubierto en canales cerrados de comunicación (nuevas tecnologías: chats, grupos privados, etc.). El agente informático podrá enviar o intercambiar material ilícito y analizar los algoritmos precisos.
Apartado 7: El juez podrá autorizar captar imágenes incluso de domicilios particulares y grabar conversaciones.

Bien, como es obvio, esta normativa surge, entre otras cosas con la finalidad de perseguir los mercados negros de la deep web, pornografía infantil, etc. Medidas que ya existían en países tan dispares como Colombia o bastantes países europeos y absolutamente imprescindibles para poder ponerle cara a los mayores degenerados y/o delincuentes que basan su actividad en el uso de las nuevas tecnologías. Un buen avance, sin duda.

Derechos del investigado
Recordatorio: estos apartados entran en vigor este domingo 1-XI-2015.
Se modifica el art. 118 LECRIM:
Contiene los derechos básicos de defensa (no declarar, no hacerlo contra sí mismo, etc.), pero lo más importante, en mi opinión, es que se regula el secreto profesional:
4. Todas las comunicaciones entre el investigado o encausado y su abogado tendrán carácter confidencial.
Si estas conversaciones o comunicaciones hubieran sido captadas o intervenidas durante la ejecución de alguna de las diligencias reguladas en esta ley, el juez ordenará la eliminación de la grabación o la entrega al destinatario de la correspondencia detenida, dejando constancia de estas circunstancias en las actuaciones.
Lo dispuesto en el párrafo primero no será de aplicación cuando se constate la existencia de indicios objetivos de la participación del abogado en el hecho delictivo investigado o de su implicación junto con el investigado o encausado en la comisión de otra infracción penal, sin perjuicio de lo dispuesto en la Ley General Penitenciaria.”.

En resumen: 1) nada de pinchar al abogado expresamente, salvo indicios de delito preexistentes, 2) Nunca en prisión salvo terrorismo o crimen organizado y existiendo indicios previos (caso Garzón), 3) si aparecen indicios de la actividad criminal del abogado se incorporan esas grabaciones; esto, en resumen, ya lo aplicaban jurisprudencialmente TS y TC y es copia casi tal cual de la Directiva UE 2013/48 y de la de blanqueo de 2005.

El apartado 5 no deja de incorporar lo que ya se decía por el TC y 118 LECRIM antiguo: se ha de comunicar SIEMPRE (salvo secreto de sumario que para eso está) la existencia del proceso y NUNCA JAMÁS instruir a espaldas del investigado, para que pueda ejercer y salvaguardar prueba desde el primer momento).

Art. 509 LECRIM: Se modifican párrafos 1 y 2 y se añade el nº 4.
Prisión incomunicada: nunca a menores de 16 años; 5 días en los casos tasados que se indican, prorrogables otros 5 en los casos del 384 bis LECRIM y grupos organizados.

Art. 520 LECRIM:
Un auténtico wall of text (muro de texto, ladrillazo, vaya).
Se ha de velar por libertad de información y que la detención no menoscabe intimidad (o lo que es lo mismo, se puede grabar y que Policía Judicial se apañe, encima, para que no sea degradante).
Se prevén los derechos del detenido, incluyendo el “quiero mi llamada a un familiar”, videoconferencia con abogado distante (siempre que haya medios; jiji estoy pensando en puestos de la Guardia Civil sin fax y que el detenido pida videoconferencia con el abogado). Se prevén pequeñas especialidades cuando el detenido sea menor, discapaz o extranjero. Prohibición de recomendar abogado por las autoridades. Cabe prescindir de abogado únicamente en delitos contra la seguridad vial. Se prevén cuestiones de frotis bucal y tomas de ADN, siempre con abogado, pero que se puede acordar hasta por la fuerza.

Art. 520 ter LECRIM:
Nuevo. Se regula la puesta a disposición de detenido en alta mar y que no puede ser presentado en plazo físicamente ante un juez (pensemos, por ejemplo, en piratas capturados en el Índico). Seguro que el lector recuerda lo dicho sobre la STC 21/1997, en Operación Emperador II, la Audiencia Contraataca.

Se modifica el art. 527 LECRIM:
Es el relativo al preso incomunicado. En el apartado 1 se determinan los 4 derechos que se pueden cercenar. El apartado 2 determina que si lo solicita Fiscalía o la Policía Judicial se entiende acordadas durante las primeras 24 horas en las que el Juez se tendrá que pronunciar acerca de si mantiene o no las privaciones o si las matiza, así como si acuerda el secreto de sumario. El juez puede pedir toda la información que desee. No encuentro el plazo máximo de incomunicación por ningún lado. Se prevén al menos dos reconocimientos médicos cada 24 horas.

Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada