jueves, 2 de marzo de 2017

La agravante de ensañamiento en un caso práctico


(Por no mentar el caso bíblico por antonomasia)
Es un lugar común la queja del paisanaje porque un tribunal no ha apreciado el ensañamiento “y le ha dado setenta puñaladas”, no discriminando si se causó un mayor padecimiento o el sujeto ya estaba muerto con la primera.

La STS 566/2017, de 15-II, ponente Excmo. Antonio del Moral, lo explica respecto de un concreto recurso de casación relativo a un delito de asesinato (FJ 2º). Y me quedo con esta sentencia porque es muy raro ver este subtipo agravado.
SEGUNDO.- En el motivo segundo, formalizado a través del art. 849.1º LECrim, se discute primeramente la concurrencia de ensañamiento como circunstancia que convierte el homicidio en asesinato (art. 139 CP) y que, unida a la alevosía apreciada, determinará una redoblada agravación ( art. 140 CP ).

Aunque la queja se plantea como error iuris, contiene ingredientes que nos acercan a un motivo por presunción de inocencia. Y es que si atendemos estrictamente al hecho probado no hay más salida que acatar sin posible paliativo la subsunción jurídico penal realizada por el Magistrado Presidente: "Durante la agresión, además, introdujeron el arma blanca en la cavidad bucal de  Justiniano  y realizaron múltiples movimientos con ella, seccionando lengua, labios, mucosa gingival superior e inferior y provocando fractura lineal de ambos maxilares con fractura conminuta, avulsión de piezas dentales superiores y movimientos de piezas dentales inferiores, todos ellos actos innecesarios para darle muerte y dirigidos de forma consciente y deliberada por parte de los acusados, a producirle un innecesario sufrimiento".

Estamos ante un paradigmático supuesto de ensañamiento.

El recurso lucha por entender que primero se produjo la muerte y luego esas maniobras tan despiadadas y brutales en la cavidad bucal. Pero esa hipótesis entra en abierta contradicción con una prueba tan objetiva como es el informe de autopsia ratificado en el plenario por los forenses. El jurado ha dado prevalencia a ésta frente a las manifestaciones más confusas y ambivalentes del testigo. La opción del jurado aparece rodeada de toda lógica. Es difícil desde la posición del testigo precisar la exacta secuencia. La relata como simple intuición en este punto (momento del fallecimiento) Frente a esa mera impresión se alza el informe forense concluyente en ese extremo: esas heridas son vitales; se realizaron cuando la víctima estaba todavía con vida.

La crítica que se intenta frente al informe forense carece del más mínimo rigor.

A la vista del tipo de heridas resulta absurdo discutir sobre la presencia de un cuchillo (ya fuese el aportado por Moises, según apunta la prueba; ya fuese otro: a estos efectos es indiferente)”.


Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en
o en @EnOcasionesVeoR

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada