jueves, 17 de noviembre de 2016

Personas jurídicas, non bis in idem y la Audiencia de Zaragoza



El que cada vez hay más sentencias relativas a personas jurídicas es un hecho. La calidad técnica de las mismas, fuera de las que vienen del TS, es harina de otro costal…

La SAP Zaragoza 176/2016, Sección 3ª, de 22-IX, absuelve a una persona jurídica relacionada con el mundo del automóvil del delito y a una persona física y condena a otra física por un delito de estafa. Sólo la acusación particular solicitó la condena de la persona jurídica, aunque tampoco se lució, porque, tal y como se indica al final del FJ 8º, la acusación particular sólo concretó la pena que pedía en trámite de informe verbal de conclusiones.

El FJ 8º es el que examina las cuestiones relativas a la persona jurídica. En la primera parte hace un resumen de las sentencias segunda a cuarta del TS, pero me quiero quedar, con esta sutil perla:
Y la Sentencia 516/2016 de 13 Junio de 2016, Recurso 1765/2015, dice que el art. 31 bis del Código Penal actúa como una cláusula de determinación de la autoría definitoria del tipo de autor en las personas jurídicas. El art. 31 bis señala los presupuestos que han de concurrir para la declaración de una persona jurídica como autora del delito, esto es, un delito cometido por persona física -representantes legales o por empleados- en nombre o por cuenta de una persona jurídica o en el ejercicio de las actividades sociales por cuenta o en beneficio directo o inmediato de la persona jurídica, y que por ésta no han adoptado las medidas de organización y gestión necesarias, que incluyen medidas de vigilancia y control de los posibles resultados típicos que el ejercicio de su actividad de la persona jurídica pueda realizar. En el diseño de esta imputación a título de autor del delito a la persona jurídica, el legislador ha optado por un sistema vicarial, siendo independiente la responsabilidad penal de la persona física y de la jurídica, respondiendo cada una de ellas de su propia responsabilidad.”.

Lo que va en negrita es manifiestamente incorrecto. Dice claramente la exposición de motivos de la LO 1/2015 (apartado III):
Con ello se pone fin a las dudas interpretativas que había planteado la anterior regulación, que desde algunos sectores había sido interpretada como un régimen de responsabilidad vicarial, y se asumen ciertas recomendaciones que en ese sentido habían sido realizadas por algunas organizaciones internacionales. En todo caso, el alcance de las obligaciones que conlleva ese deber de control se condiciona, de modo general, a las dimensiones de la persona jurídica.”.

En este blog ya denunciamos en ESTE POST, que el TS había cometido un error al poner el término “vicarial”, y no con poco gozo descubrimos (ver segunda parte de ESTE OTROPOST), que el TS de oficio dictó un auto de aclaración, corrigiendo el error (¿casualidad? Me encuentro contento con que el blog supera el 1’3 millón de visitas pero poca gente lo cita abiertamente).

En cualquier caso, la Audiencia de Zaragoza copia sin más la jurisprudencia, sin que ninguno de los tres magistrados aclare suficientemente lo que firma.

Sobre el caso concreto:
Dice la segunda parte del FJ 8º:
B).- Examinando el caso de autos, como ya se dicho antes, se comprueba que nos hallamos ante una sociedad unipersonal, por lo que en la práctica toda la dirección social estaba centrada en el acusado, no constando cual era la participación de la coacusada, cuestión sobre la que no se hizo prueba alguna. No consta tampoco que la manipulación del cuentakilómetros se llevara a cabo en el periodo en el que estando el vehículo ya en España Elisabeth aun era administradora única de la sociedad, pudiendo decirse que se dedicaba a la actividad de oficina, no a la comercial de la empresa. Tratándose de una sociedad unipersonal y estando siempre en la empresa el único socio dirigiendo la actividad comercial de la misma, es lógico pensar que Elisabeth tan solo fue una administradora en apariencia.

El único responsable real de la sociedad era el acusado, titular de la mercantil constituida como sociedad limitada unipersonal, y por ello, si se condenara a la empresa en realidad se estaría penando dos veces el mismo hecho. Se dicta sentencia absolutoria. Decir que la Acusación Particular, única que acusaba a la mercantil, no solicitó pena para ella en el escrito de calificación provisional elevado después a definitivo, siendo ya en fase de alegaciones cuando pidió la pena de multa”.

Con esto de los administradores en las resoluciones judiciales encontramos cosas como estas: se dice que la sociedad es unipersonal y que, a la vez, es lógico pensar que la acusada era sólo administradora en apariencia. Que es tanto como no distinguir la propiedad de la sociedad de quién la administra efectivamente y, respecto a esto último, si hay prueba documental de quién es el administrador (poderes notariales, de otro tipo, o incluso inscritos en el Registro Mercantil).

Segundo párrafo, producto del minimalismo judicial imperante: copio unas cuantas sentencias y, de lo que de verdad importa, lo liquido en una frase sin valorar la prueba: “El único responsable real de la sociedad era el acusado, titular de la mercantil constituida como sociedad limitada unipersonal, y por ello, si se condenara a la empresa en realidad se estaría penando dos veces el mismo hecho”.

Comenté en el post de este lunes que tanto la Circular 1/2016 FGE como la jurisprudencia del TS, especialmente la sentencia comentada el ya referido lunes, está abriendo, sin pretenderlo, un marco de impunidad que no concuerda con el 31 ter 1 Cp:
1. La responsabilidad penal de las personas jurídicas será exigible siempre que se constate la comisión de un delito que haya tenido que cometerse por quien ostente los cargos o funciones aludidas en el artículo anterior, aun cuando la concreta persona física responsable no haya sido individualizada o no haya sido posible dirigir el procedimiento contra ella. Cuando como consecuencia de los mismos hechos se impusiere a ambas la pena de multa, los jueces o tribunales modularán las respectivas cuantías, de modo que la suma resultante no sea desproporcionada en relación con la gravedad de aquéllos.”.

La Audiencia de Zaragoza no sólo omite aplicar un artículo de una cosilla que resulta ser llamada Ley Orgánica, que procede de un Parlamento, y que se tendría que limitar a aplicar en su lectura literal, sino que una opción interpretativa sometida al caso concreto y a la prueba concreta que simplemente esbozan la Circular y el TS lo convierte en regla general. Tengo varios pleitos que superan los cinco millones de cuantía donde la persona jurídica es administrada por una única persona (o un grupo estrictamente familiar) y como estos “hallazgos jurisprudenciales” se empiecen a extender nos podemos ir olvidando de la responsabilidad penal de la persona jurídica, pues nuestro tejido empresarial es el que es, y hay muchas sociedades con un número de entre uno y tres socios; aplicando este inopinado criterio, la RPPJ se va a quedar en algo marginal.

Algún día, si acaso, un órgano jurisdiccional empezará a hablar de los requisitos para que concurran las atenuantes o eximentes. En este caso, mucho me temo, se ha producido una absolución por un desconocimiento extremo de la legalidad ordinaria, puesto que hay un administrador condenado por estafa y el 31 ter 1 Cp, dice lo que ya hemos visto: “La responsabilidad penal de las personas jurídicas será exigible siempre que se constate la comisión de un delito que haya tenido que cometerse por quien ostente los cargos o funciones aludidas en el artículo anterior”.


Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada