viernes, 30 de agosto de 2013

Estafas (IV): Estafa de material informático y elemento subjetivo del fraude





(Esto, por mucho que queráis, no es pasar el antivirus)
Si en este post hablábamos de uno de los elementos configuradores de la estafa, el “engaño bastante” y su correlativo deber de autoprotección, hoy hablaremos del otro gran elemento que hace que muchas estafas queden absueltas: el elemento subjetivo o intencional del injusto.

Debemos empezar recordando que el Derecho penal parte del llamado principio de intervención mínima, esto es, que sólo está llamado a perseguir todas aquellas infracciones que claramente no estén sancionadas por otras partes del ordenamiento jurídico. En el mundo de los negocios y en relación con las estafas, hay que tener un cuidado exquisito para delimitar correctamente lo que es un impago por circunstancias sobrevenidas, del caso en que el comprador nunca tuvo intención real de pagar. Pues bien, la intencionalidad es lo que vamos a estudiar ahora.

La Audiencia Provincial de Madrid condenó a una persona a un año y seis meses de prisión por una estafa porque entendió que, en un contrato de suministro de material informático, libró una serie de pagarés por valor de un poco más de  treinta mil euros sin intención de pagar la mercancía.

Sin embargo, la reciente STS 4303/2013, de 24-VII, ponente Excmo. Alberto Gumersindo Jorge Barreiro, tiene otra idea del conflicto. Corrige la manera de formular el recurso del abogado del condenado, ya que acude al motivo de error de derecho sustantivo, error iuris, que exigiría mantener inamovibles los hechos probados, cuando, al parecer, está hablando de que no hubo intencionalidad de engañar, lo cual, en puridad, es impugnar la vulneración de la presunción de inocencia (en otras palabras, si se mantenían los hechos probados, diciendo la sentencia de la Audiencia que lo hizo “a sabiendas”, el motivo no podría haber prosperado).

La Audiencia de Madrid partía de los siguientes presupuestos: 1) Que entre 2008 y 2009 se libraron hasta diez pagarés impagados, por valor de un poco más de treinta mil euros, 2) Que la empresa del condenado presentó cuentas en el año 2006 cuyo resultado era cero, no teniendo declarada actividad ni en 2007 ni en 2008, no habiendo disuelto formalmente la sociedad. Si se quiere ver de otra manera, la empresa suministradora se desprendió de bienes por valor superior a treinta mil euros sin ningún género de garantía.

La estafa, por su propia naturaleza, es un delito que se basa en la prueba indiciaria, cuyos elementos fundamentales ya expusimos en este post, dado que hay que hilar distintos elementos probatorios para llegar a la conclusión de si ha habido, o no, estafa.

El Tribunal Supremo entiende que no se han analizado algunos elementos de descargo del condenado: 1) Que el TS examina los extractos bancarios de la sociedad del querellado y observa cómo en 2008 y 2009 tuvo ingresado en cuenta hasta casi treinta mil euros; consiguientemente el extremo de la sentencia relativo a que desde 2006 no tuvo movimiento económico la empresa no es ajustado a la realidad, 2) Que la empresa del querellado en un momento sí que pagó un poco más de siete mil euros, 3) Que en otro de los momentos, al librar un pagaré, sí que había fondos en la cuenta, 4) Que desde 2005 tenían relaciones comerciales ambas empresas, no surgiendo problemas hasta 2009, no habiendo ningún contrato escrito entre las partes.

El Tribunal Supremo acaba contraponiendo las pruebas, señalando que contra el impago de los pagarés existen los contraindicados expuestos por la defensa y que acabamos de señalar (además de que nunca negó la deuda y le intentó pagar con un coche de lujo), entendiendo plausible la versión de la defensa. Consecuentemente, habiendo quiebra de la presunción de inocencia, absuelve al acusado.

(Finalizamos con lo que algunos entienden por firmar por triplicado un contrato)


Si la materia es de vuestro interés, podéis seguir otros enlaces similares con las etiquetas que constan al final del post o usando el buscador que aparece en el lateral derecho. También, si es de vuestro gusto y deseáis estar informados al instante sobre las novedades de este blog, podéis seguirlo suscribiéndoos en el lateral derecho del blog, o en

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada